Inicio Comunidad En Montería nuevos desplazados se toman El Cerro

En Montería nuevos desplazados se toman El Cerro

265
COMPARTIR

Montería se ha convertido en un lugar de supervivencia para los desplazados víctimas de la violencia, primero porque nuestro departamento es uno de los que más apetecidos por los grupos, llámense de delincuencia común, guerrilla, narcotraficantes, y paramilitares ya que se ha convertido en un corredor para sacar la droga hacia el exterior con más facilidad, sea por el tapón del Darién o por vía marítima.

La consecuencia de este desplazamiento, es que como la ciudad no está preparada y tampoco los mandatarios locales le han prestado atención a este fenómeno, muchas familias desplazadas buscan anclarse para construir sus viviendas en zonas no aptas y de alto riesgo, o también invaden terrenos privados y prohibidos causando problemas de orden público por la utilización de estas vías de hecho al enfrentarse a la Policía antidisturbios con saldo de muchos muertos y lesionados de parte y parte.

Ya la ciudad prácticamente está invadida por familias desplazadas del conflicto interno de nuestro país y ahora se le suma el problema de los inmigrantes de Venezuela que vienen huyendo de su propio drama. Solamente en el Cerro de Montería según datos de los mismos moradores hay más de 1.500 familias provenientes de Venezuela sin ningún destino de trabajo, solo la esperanza los mantienen a ver si logran establecer una mejor vida en nuestra ciudad.

Desde el año 1958, las comunidades asentadas en el Cerro de la ciudad de Montería, considerado en su momento el pulmón de nuestra querida capital, abrieron trochas y construyeron viviendas, en busca de una mejor vida sin tener en cuenta, el daño tan grande que generaban para la ciudad en el futuro inmediato y el verdadero tormento que representaría para ellos por la inestabilidad de los terrenos, y que hasta el momento ha cobrado víctimas fatales.

Pese a que el Gobierno Nacional y Municipal a través de los programas implementados para el mejoramiento de la calidad de vida de estas personas y que muchas de ellas han sido reubicadas, todavía existen familias a las que no les ha llegado la reubicación teniendo hasta 17 años de estar viviendo en condiciones de miseria y hoy en día se preguntan el por qué ¿a unos sí y a otros no?

En estos momentos existen familias que solo se comen una y a veces dos comidas en el día, madres cabeza de hogar con tres niños pequeños, que muchas veces los dejan con vecinos para poder ganarse el sustento lavando ropa y en algunos casos mendigando y a expensas de personas de buena voluntad que le regalen una moneda.

Las viviendas son cambuches elaborados con láminas de zinc recicladas, cartón y plástico que cada vez que llueve se les caen y corren el riesgo que se desplomen y los sepulten. Otro terrible problema es el agua potable, no existe acueducto ni redes de distribución de agua y tienen que bajar a comprar las pimpinas de agua y luego subirlas al hombro hasta 20 veces para llenar las pequeñas albercas que han hecho de manera artesanal.

Hay que anotar que algunos mandatarios seccionales han elaborado planes de reubicación y de hecho así lo hicieron, pero no se explica el porqué no buscan objetivos concretos para que otras familias no lleguen a invadir la zona y nuevamente surja otro barrio subnormal, y esto se ha convertido en un dolor de cabeza para los mandatarios de turno, no se sabe si es estrategia política para que finalmente cuando llega la época electoral estas familias, que suman bastantes votos, sucumban ante las promesas electorales y contribuyan a la elección de sus candidatos en las distintas corporaciones de elección popular.

Por otro lado los desplazados que habitan en el Cerro tienen doble problema, el desplazamiento obligado los tiene viviendo en el lugar equivocado y sufren los rigores de la ciudad, sin saber costumbres y modo de vida de los citadinos, por ejemplo la misma miseria y el desempleo los conduce a un abismo con sus hijos, algunos son presa fácil de los narcotraficantes y grupos al margen de la ley que los reclutan para engrosar sus filas.

Tomado de La Piragua

 

 

Dinos tu opinión

comentarios